29/3/17

Confianza y fe


María es una mujer mayor, a sus setenta años sigue trabajando, [por errores en su fecha de incorporación su jubilación quedó anulada], desearía vivir los últimos años que le restan en tranquilidad, sin preocuparse por levantarse para asistir puntual a un trabajo que ya es muy pesado para ella.

María es una mujer excepcional, su pago es reducido, debería ser suficiente porque vive sola, la única compañía que tiene es la llamada telefónica de su fiel y constante amiga Lucía. 

Lucía, cada tarde se hace el tiempo para estar puntual al teléfono y charlar con María, la escucha sin interrumpirla, no intenta darle consejos, tampoco trata de cambiar los "errores" de su amiga. 
Lucía sabe que María necesita de su tiempo y un par de oídos que estén conectados al corazón y es lo que ella le ofrece. 

Lucía escucha del cansancio de María, de la soledad que siente porque sus hijos no la visitan y cuando lo hacen, es sólo porque necesitan de ella, del vacío de su casa, de sus fantasmas, habla de la falta de dinero, de cómo lo distribuye. 

Un porcentaje mayor a los servicios de su hogar, le gusta que sea agradable, cálido Otro porcentaje menos ostentoso para viáticos Y una tercera parte la envía a uno de sus hijos, el más vulnerable según dice.

 En alguna ocasión, Lucía no estaba de acuerdo con el esfuerzo de María por enviar lo que no le sobraba, al contrario, María le respondió con el corazón en la mano. "Lucía, me queda poco tiempo en este mundo, ¿por qué no he de ayudar, no sólo a mi hijo, a todo el que lo necesite?, nada me llevaré, pero en vida, tendré la satisfacción de que pude llevar un pan y un vaso de leche a la mesa de quien lo necesite"

María no ajusta a fin de mes, pero no se queja, su fe la ayuda, "Dios no me dejará sola", [dice] y por extraño que parezca, siempre sale adelante.

Jueves de Relatos
El tema en la mesa; Cómo llegar a fin de mes, lugar de acogida en la casa de Julián

37 comentarios:

  1. No les queda de otra que salir adelante, "no me queda otra que salir adelante".
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Guillermo, hacer lo que puede con lo que tiene
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Un maravilloso reconocimiento de esas "Marías", que existen, seguro, nacidas para hacer feliz a otros aunque su vida parezca mísera. ¿Lo es?
    Tal vez no, tal vez su vida es muy grande.
    Besos, Ame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que es grande y la hace feliz
      Un beso, Juan Carlos

      Eliminar
    2. no hay nada mas maravilloso que poder trabajar para tu mente y tu habilidad para vivir hasta que uno pueda Por supuesto haciendo un trabajo que te de vida y te guste
      abrazos con brisas de mar

      Eliminar
  3. Ojala hubiera más Marías en el mundo , una persona que no es egoísta con lo material e intenta en lo poco que puede ayudar a los demás , y por supuesto el personaje de Lucia esa amiga fiel que aunque no estén en todo de acuerdo ahí esta día a día hacerse mutuamente compañía .
    Un abrazo y me ha gustado mucho .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es importante no criticar en lo que no estamos de acuerdo, dar la mano sin intentar que la gente cambie, me uno a tu deseo, ojalá hubiera más Marías en el mundo.
      Un beso, Campirela

      Eliminar
  4. ¡Hola! Bien dicen que quien menos puede, más da. Aunque no será una remuneración física, la satisfacción y la felicidad al ver esas caras sonrientes deben ser suficientes para ella.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay personas que sienten más satisfacción al ayudar
      Un beso, Roxana

      Eliminar
  5. hola Ame: Estoy de acuerdo en que le más da, es le que mayor recompensa obtiene. me solidarizo con la doctrina de Maria, aunque no sepa ponelra en prectica como elle. Una hisoria ejemplar. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil su doctrina, Montserrat, aunque poco a poco seguro podemos
      Muchos besos

      Eliminar
  6. Una amiga similar a "tu" Maria decia siempre: Dios proveera. Y realmente era asi porque de una forma u otra siempre salia adelante. Cuantas Marias hay velando por el bienestar de los otros. Precioso relato, besos.

    ResponderEliminar
  7. El título resume todo el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Historias tristes de una realidad que duele 😢 un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo, Neogéminis
      Un beso

      Eliminar
  9. Muchas personas mayores están acostumbradas a ahorrar y sacrificarse. María es un claro ejemplo, ella laúltima y sus hijos siempre por delante.
    Muy tierno y esperanzador tu relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su forma de vida y disfrutan con ello.
      Un beso, Carmen

      Eliminar
  10. La realidad de la vida muy bien expuesta en este texto. Me gustó leerte en otros registros Ame.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, San, el blog lo tenía detenido desde hace mucho
      Un beso

      Eliminar
  11. Una dura realidad, y como tu protagonista habrá más Marias en el mundo que les es importante ayudar a todo aquel que necesite un pedazo de pan. Emotivo y original relato.
    Bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yessy, son como el equilibrio
      Un beso

      Eliminar
  12. Conmovedor relato Ame.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  13. Son realidades que a veces han ocurrido

    ResponderEliminar
  14. una gran luchadora Maria hasta el final es su meta sencillamanente dar , gracias por compartirlo Ame , mis saludos j.r.

    ResponderEliminar
  15. Qué maravilloso texto...entereza y gran espíritu!!
    Felicitaciones!! Pat

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Muy sensible este mensaje Saludos

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué injusta es la vida o más bien dicho!,¡qué injusto esos hijos! que ya siendo mayores no han aprendido a ser adultos y ser responsable de sus actos. Esa María como tantas Marías deberían estar descansando o trabajando por el simple gusto de ser todavía útiles a la sociedad. Un flaco favor le hace a ese hijo que una vez desaparecida ella, no sabrá cómo salir adelante porque se acostumbró a la ayuda desinteresada de su madre, cuando debería ser al revés.
    Muy buen relato.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Maria, bello nombre... Y el relato también... Qué mas lindo que el poder ayudar... Hermoso... Besos 😘

    ResponderEliminar
  20. La vida te regala lo que sembrás
    ...por ahí lo dicen.....
    Pero no es verdad
    a veces uno da en cantidad y recibe migajas de lo que da
    Hermoso tu texto

    ResponderEliminar
  21. Cuántas "Marías" deambulan por el mundo...Hermoso relato.

    ResponderEliminar
  22. Duelo de heroínas: María, la que lo da todo Y Lucía, la que escucha y da su tiempo sin medida a su amiga María, para que no esté sola. En cierto modo, las dos dan y reciben, en un gesto de amabilidad y solidaridad.
    Es injusto que los hijos no vean sus necesidades y que no respondan del mismo modo hacia ella. Pero se ve que María es feliz igualmente, dentro de su tristeza.

    Mucha sensibilidad en tus letras.

    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  23. Gracias por su visita
    Feliz fin de Semana Saludos

    ResponderEliminar
  24. espero que estes bien,,un saludo desde Murcia..y feliz verano....

    ResponderEliminar

Cada blog refleja en sus letras fragmentos del alma de la persona que escribe. Este espacio no solo se alimenta de tus comentarios, también toma trocitos de tu esencia al momento que dejas tu huella, agregando una imagen a Tu pensamiento los publico como una forma de agradecimiento por el tiempo que dedicas a leerme.
Gracias por ser parte de este espacio.